La COP27 reconoce el poder de la agricultura

Los sistemas alimentarios y de uso de la tierra constituyen una parte fundamental de la solución a la crisis climática: su transición hacia la sostenibilidad y la neutralidad en emisiones de carbono podría contribuir hasta en una tercera parte a la reducción de las emisiones necesarias para limitar el aumento de la temperatura del mundo a 1,5 °C. Pero estos sistemas también son muy vulnerables a los efectos del cambio climático. En todo el planeta, los agricultores se encuentran en la primera línea de la crisis, luchando contra el aumento de las temperaturas, los cambios en los patrones de lluvias y los fenómenos meteorológicos extremos, que cada vez son más frecuentes.

Si logramos una transición justa hacia una agricultura sostenible y equitativa, podremos reforzar la resiliencia, la adaptación y la seguridad alimentaria, al tiempo que protegeremos la naturaleza y mitigaremos el futuro cambio climático. Para conseguirlo, debemos escuchar y aprender de los agricultores que constituyen la espina dorsal de los sistemas alimentarios de nuestro planeta. Sus experiencias y conocimientos únicos son clave para hacer frente a estas dificultades que vienen, además de representar una enorme oportunidad.

En la COP27, no solo debe reconocerse la importancia central de la agricultura para el clima, sino que también debe plasmarse este reconocimiento en actuaciones políticas. Los negociadores y los responsables políticos deben asegurarse activamente de que todas las políticas, la planificación y los presupuestos en torno al clima incorporen la agricultura como un aspecto central, reflejando las necesidades y las perspectivas de los agricultores y de aquellos más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Se necesitará tanto financiación pública como privada para poder afrontar los problemas que representan la adaptación al cambio climático y su mitigación en el sector de la agricultura. La financiación pública debe aprovecharse para animar a los inversores privados al reducir el riesgo de las inversiones, y las empresas privadas deben ser conscientes de las importantes oportunidades que se les presentan. De esta manera, tanto la inversión pública como la privada no solo protegerán nuestro planeta, sino que también apoyarán a sectores alimentarios y agrícolas más dinámicos y resilientes que protejan los medios de vida, creen empleo e impulsen una economía próspera.

Continuación de los progresos alcanzados

El año pasado, en la COP26, se dieron los primeros pasos. Como parte de la Campaña para la Naturaleza de la presidencia británica de la COP26, colaboramos con la presidencia, el Banco Mundial y docenas de países y organizaciones de la sociedad civil para conseguir apoyo para la Agenda de acción política, diseñada para contar con actuaciones concretas con las que acelerar la transición hacia una agricultura sostenible y equitativa. También nos convertimos en socios de Race to Resilience, una campaña internacional que pretende movilizar a las empresas, los inversores, las ciudades y las sociedades civiles a fin de reforzar la resiliencia para cuatro mil millones de personas para 2030. Este trabajo nos da una base firme para hacer realidad la transición rural y justa en la COP27.

La COP de la implementación

La presidencia egipcia de la COP27 ya ha demostrado su compromiso de poner la agricultura en el centro del debate, una estrategia loable y muy necesaria, al dedicar un día entero a la adaptación y la agricultura. Sin embargo, para conseguirlo realmente, deben dejarse los debates de alto nivel y pasar a los objetivos prácticos con plazos definidos y a la aplicación concreta de las políticas que conducirán a una transición justa. Solo las medidas de base podrán lograr los cambios necesarios.

Un aspecto fundamental es garantizar que los productores de alimentos formen parte de las deliberaciones de la COP27. En colaboración con la Organización Mundial de Agricultores, estamos mostrando nuestro apoyo a fin de que los agricultores asistan a la conferencia y compartan sus perspectivas y conocimientos únicos. Asimismo, estamos estudiando cómo conseguir la participación de otros representantes de la comunidad de primera línea en la COP27. Para aquellos agricultores y organizaciones agrícolas que no puedan asistir en persona, organizaremos eventos híbridos, vídeos y publicaciones en el blog para asegurarnos de que se escuchen sus voces.

#ActionOnFood

La COP27 será la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que contará con un pabellón dedicado a los sistemas alimentarios, y JRT está orgulloso de poder ser uno de los socios. Este pabellón, que reunirá a más de 15 organizaciones internacionales líderes en el sector de la alimentación, se centrará en las medidas, estrategias y soluciones de toda la cadena de valor alimentaria que tienen el potencial de impulsar la transformación hacia sistemas alimentarios sostenibles, resilientes y equitativos. En el pabellón, celebraremos diversos eventos en defensa de los agricultores y de su papel esencial en la transformación de los sistemas alimentarios. Si quiere enterarse de todas las novedades, únase a nuestra comunidad digital: suscríbase a nuestro boletín y síganos en TwitterLinkedIn.

Programa completo de la COP27 de la CMNUCC